domingo, 18 de enero de 2015

Reseña: Sandman: Noches eternas

De la mano de:

Título: Sandman: Noches eternas
Autor: Neil Gaiman
Editorial: ECC
Año de publicación: 2014
Páginas: 184
ISBN: 9788416255375
Precio: 18,95 €

"Neil Gaiman puso punto final a Sandman en 1996, pero regresó al mundo del protagonista siete años después con Sandman Noches Eternas. Las historias que componen este libro están dedicadas a cada uno de los siete hermanos Eternos y forman un catálogo de maravillas y prodigios. En ellas asistimos a la fundación del universo, al hallazgo de un yacimiento arqueológico con restos del porvenir, y a un paseo por los jardines del destino de la mano de artistas de talla internacional como Miguelanxo Prado, Milo Manara, P. Craig Russell o Bill Sienkiewicz. Completan este inventario de hechos extraordinarios tres historias cortas donde el guionista de Porchester tensa los límites de su universo creativo y pone el broche de oro a un volumen excepcional."

OPINIÓN PERSONAL

Como siempre, el universo de Sandman va llegando poco a poco a mis manos, algo que agradezco, ya que es increíblemente amplio y me gustaría poder ir tomándolo poco a poco. No sería la primera vez que me satura una idea como ésta por intentar abarcarla de golpe. No sabía muy bien qué esperar de este volumen, pero desde la primera página habla por sí solo.

Continúo habiendo leído a Neil Gaiman únicamente en el ámbito del cómic a pesar de tener un par de sus novelas por casa (lo sé, matadme), pero creo que su narrativa tiene el mismo sentido y la misma fuerza que muchas de las novelas que he leído. Puede que incluso más, supongo que por el refuerzo de las imágenes. Y creo que en este caso era necesario plasmarlo así, estrictamente necesario.
En Noches eternas nos encontramos con una división en siete capítulos donde cada uno de ellos está destinado a uno de los propios Eternos (Sueño, Muerte, Destino, Delirio, Deseo, Destrucción y Desespero). El estilo de dibujo varía de uno a otro, realizado por siete manos diferentes que han sabido captar, o eso creo yo, el sentido de cada uno de los personajes de una manera increíblemente exacta. Sí que algunos estilos de dibujo son más... Digamos genéricos, pero el conjunto que permite retratar a cada uno de ellos hace que el capítulo sea una síntesis de su personalidad, su "función" y su historia.
Los guiones de Gaiman son, como siempre, precisos, pero no redundantes, como sucede en numerosas ocasiones en el mundo del cómic, sea del tipo que sea, y aunque en ocasiones resulten increíblemente caóticos (muy, pero que muy caóticos, creedme), Delirio y Desespero no pueden ofrecerte otra cosa para hablar de sí mismos que justamente eso.

En cuanto al dibujo, como comentaba, es bastante exacto en cuanto a la representación de la personalidad de cada uno de los Eternos, siendo algo más genéricos en casos como el de Sueño, Muerte o Destino, aunque con diferentes trazos de línea que los convierten en algo más etéreo, tajante o transitable. Sin embargo, a mayor caos deba transmitir cada uno de ellos, más personal es el trazo que hace que nuestra cabeza llegue a ser un auténtico caos, y aunque por fin comprendamos medianamente el porqué de todo eso, es capaz de sumirnos en él haciendo que continuemos leyendo a pesar de no entenderlo. Personalmente, y aunque haya cosas que sean incomprensibles en algunos capítulos, creo que es la mejor plasmación gráfica que he visto de un personaje en todo lo que llevo leído de cómic. Neil Gaiman, chapó.

Como se puede ver, me parece una obra increíblemente redonda, con capítulos personalizados que merecerían de por sí un cómic individual y que creo que es, posiblemente, una de las mejores formas que puedan existir para introducirse en el mundo de Sandman. Neil Gaiman en estado puro. Absolutamente recomendable.

5 de 5

domingo, 18 de enero de 2015

Reseña: Sandman: Noches eternas

De la mano de:

Título: Sandman: Noches eternas
Autor: Neil Gaiman
Editorial: ECC
Año de publicación: 2014
Páginas: 184
ISBN: 9788416255375
Precio: 18,95 €

"Neil Gaiman puso punto final a Sandman en 1996, pero regresó al mundo del protagonista siete años después con Sandman Noches Eternas. Las historias que componen este libro están dedicadas a cada uno de los siete hermanos Eternos y forman un catálogo de maravillas y prodigios. En ellas asistimos a la fundación del universo, al hallazgo de un yacimiento arqueológico con restos del porvenir, y a un paseo por los jardines del destino de la mano de artistas de talla internacional como Miguelanxo Prado, Milo Manara, P. Craig Russell o Bill Sienkiewicz. Completan este inventario de hechos extraordinarios tres historias cortas donde el guionista de Porchester tensa los límites de su universo creativo y pone el broche de oro a un volumen excepcional."

OPINIÓN PERSONAL

Como siempre, el universo de Sandman va llegando poco a poco a mis manos, algo que agradezco, ya que es increíblemente amplio y me gustaría poder ir tomándolo poco a poco. No sería la primera vez que me satura una idea como ésta por intentar abarcarla de golpe. No sabía muy bien qué esperar de este volumen, pero desde la primera página habla por sí solo.

Continúo habiendo leído a Neil Gaiman únicamente en el ámbito del cómic a pesar de tener un par de sus novelas por casa (lo sé, matadme), pero creo que su narrativa tiene el mismo sentido y la misma fuerza que muchas de las novelas que he leído. Puede que incluso más, supongo que por el refuerzo de las imágenes. Y creo que en este caso era necesario plasmarlo así, estrictamente necesario.
En Noches eternas nos encontramos con una división en siete capítulos donde cada uno de ellos está destinado a uno de los propios Eternos (Sueño, Muerte, Destino, Delirio, Deseo, Destrucción y Desespero). El estilo de dibujo varía de uno a otro, realizado por siete manos diferentes que han sabido captar, o eso creo yo, el sentido de cada uno de los personajes de una manera increíblemente exacta. Sí que algunos estilos de dibujo son más... Digamos genéricos, pero el conjunto que permite retratar a cada uno de ellos hace que el capítulo sea una síntesis de su personalidad, su "función" y su historia.
Los guiones de Gaiman son, como siempre, precisos, pero no redundantes, como sucede en numerosas ocasiones en el mundo del cómic, sea del tipo que sea, y aunque en ocasiones resulten increíblemente caóticos (muy, pero que muy caóticos, creedme), Delirio y Desespero no pueden ofrecerte otra cosa para hablar de sí mismos que justamente eso.

En cuanto al dibujo, como comentaba, es bastante exacto en cuanto a la representación de la personalidad de cada uno de los Eternos, siendo algo más genéricos en casos como el de Sueño, Muerte o Destino, aunque con diferentes trazos de línea que los convierten en algo más etéreo, tajante o transitable. Sin embargo, a mayor caos deba transmitir cada uno de ellos, más personal es el trazo que hace que nuestra cabeza llegue a ser un auténtico caos, y aunque por fin comprendamos medianamente el porqué de todo eso, es capaz de sumirnos en él haciendo que continuemos leyendo a pesar de no entenderlo. Personalmente, y aunque haya cosas que sean incomprensibles en algunos capítulos, creo que es la mejor plasmación gráfica que he visto de un personaje en todo lo que llevo leído de cómic. Neil Gaiman, chapó.

Como se puede ver, me parece una obra increíblemente redonda, con capítulos personalizados que merecerían de por sí un cómic individual y que creo que es, posiblemente, una de las mejores formas que puedan existir para introducirse en el mundo de Sandman. Neil Gaiman en estado puro. Absolutamente recomendable.

5 de 5