domingo, 11 de enero de 2015

Reseña: Miro al cielo impotente

De la mano de

Título: Miro al cielo impotente
Autor: Misumi Kubo
Editorial: Satori
Año de publicación: 2014
Páginas: 227
ISBN: 9788494239045
Precio: 17 €

"Una historia de aprendizaje a partir de los golpes de la vida, de autoafirmación a través del sexo y de esperanza frente a la adversidad. Un relato polémico y controvertido sobre la situación de la mujer en Japón. Satomi es una ama de casa que lleva una existencia monótona junto a su marido Keiichiro. Tanto su vida como su matrimonio carecen de alicientes. Satomi se evade de su día a día disfrazándose de sus personajes de cómic favoritos y solo se siente viva a través del sexo con desconocidos. Cuando inicia una relación con Saito, un muchacho que aun va al instituto, pierde el control de su vida. Los acontecimientos se precipitan, arrastrando a ambos personajes en una espiral destructiva de la que, finalmente, saldrán fortalecidos.Miro al cielo impotente es un fresco sobre la vida en uno de los numerosos suburbios de las grandes ciudades japonesas. Cinco narraciones entrecruzadas tejen las miserias y las grandezas de otros tantos personajes atrapados en unas rutinas a las que tratan de dar sentido."

OPINIÓN PERSONAL

En primer lugar, agradecer a la editorial Satori el envío de este ejemplar perteneciente a su nueva colección de autores contemporáneos de la literatura japonesa. La verdad es que personalmente me parece una iniciativa genial para acercar a nuestras estanterías, ya no sólo clásicos, sino también esos autores contemporáneos que quizás aquí no son muy conocidos (aparte de Haruki Murakami, claro) y pueden resultar realmente interesantes, como este caso.

La verdad es que hablar de este libro resulta un poco complejo, por la forma en la que está estructurado y el tratamiento de los diferentes capítulos. La novela cuenta con un total de cinco partes distintas narradas por diferentes personajes pertenecientes a la trama en general. De este modo, el tiempo va avanzando en lo que viene a ser la novela en general (aunque no tenemos muy claro en que momento empieza y termina cada una de las historias, si son continuadas o si los tiempos se solapan) pero cada capítulo se centra en lo que le pasa a un sólo personajes. 
Así, el primer capítulo funciona un poco como detonante. Está centrado en Saito y sus sentimientos, supone la introducción a la relación con Satomi y todo lo que va ir ocurriendo después.
El segundo está narrado por la misma Satomi, que empieza rememorando su primer encuentro con el estudiante y el inicio de su relación para después darnos a conocer su situación familiar y su marido. Igualmente, en este capítulo también ocurren una serie de cosas que determinen acontecimientos posteriores.
En tercer lugar, el capítulo dedicado a Nana Matsunaga, compañera de clase de Saito, por el que siente una importante atracción. En este caso, se podría decir que la historia experimenta una parada ya que se centra en la vida de la chica y su familia, si bien, se hacen alusiones al a situación de Saito y a lo que ocurrirá después.
La cuarta parte está centrada en la vida de Ryota, amigo de Saito y conocido como Seitaka. Este me ha parecido el capítulo más duro del total, por la situación del chico y todo lo que tiene que soportar. Realmente lo que consigue la autora es que veas al personaje con otros ojos, al igual que su relación con el resto de personajes.
Por último, el capítulo que cierra la novela se dedica a la madre de Saito, aparte de los sentimientos de la mujer, podemos ver los lentos avances y cambios por los que pasa su hijo, para llegar a un desenlace realmente abierto, como si la novela quedará inacabada o faltasen unas cuantas páginas. Sin embargo, personalmente, me ha dejado una sensación de satisfacción.

La verdad es que en general me ha parecido una historia interesante, una realidad cotidiana teñida con pinceladas de lo extraño y lo extremo (sobre todo por parte de la suegra de Satomi), que dota a la novela de originalidad. Muchos cabos quedan sueltos y el final, como ya he dicho, completamente abierto, como si de una novela inacabada se tratara, pero no importa, porque tenemos la información necesaria para que cada lector construya e imagine su propio desenlace. A mí me ha pasado una cosa muy curiosa con esta novela: cuando la leía todo lo que pasaba y narraba la autora me parecía de lo más normal, pero cuando le contaba a alguien la trama de la novela, me daba cuenta de lo raro que era todo. Kubo hace magia, transforma lo extraño en cotidiano, absorbe al lector y lo engancha hasta el final, lo entretiene, lo confunde y a la par lo satisface. 
Algo que también quiero resaltar es el contenido erótico de la novela, dado que se suceden bastantes escenas sexuales y alusiones al tema del erotismo, pero parecen contadas sin pretensiones de excitación, de forma casi científica y muy exacta, no llaman la atención sino que son un elemento más en la novela. La verdad es que el sexo juega un papel bastante importante, funcionando como motor de varias de las historias: Saito y Satomi con su relación, la pasión de Nana por el chico y su obsesión por que le crezca el pecho, su hermano, el maestro de Ryota o el hecho de que la madre de Saito trabaje como comadrona. Siempre existe el mismo nexo, algo que podría ser considerado como tabú o que aún llama la atención en la época en la que vivimos pero que la autora trata con total indiferencia, que además traslada al lector cuando aborda la lectura. 

En resumidas cuentas, me ha parecido una lectura rica, diferente a lo que estoy acostumbrada, fascinante en muchos aspectos. Kubo y su peculiar forma de narran han sido un par de descubrimientos de lo más interesantes de los que me gustaría conocer más.

4 de 5

domingo, 11 de enero de 2015

Reseña: Miro al cielo impotente

De la mano de

Título: Miro al cielo impotente
Autor: Misumi Kubo
Editorial: Satori
Año de publicación: 2014
Páginas: 227
ISBN: 9788494239045
Precio: 17 €

"Una historia de aprendizaje a partir de los golpes de la vida, de autoafirmación a través del sexo y de esperanza frente a la adversidad. Un relato polémico y controvertido sobre la situación de la mujer en Japón. Satomi es una ama de casa que lleva una existencia monótona junto a su marido Keiichiro. Tanto su vida como su matrimonio carecen de alicientes. Satomi se evade de su día a día disfrazándose de sus personajes de cómic favoritos y solo se siente viva a través del sexo con desconocidos. Cuando inicia una relación con Saito, un muchacho que aun va al instituto, pierde el control de su vida. Los acontecimientos se precipitan, arrastrando a ambos personajes en una espiral destructiva de la que, finalmente, saldrán fortalecidos.Miro al cielo impotente es un fresco sobre la vida en uno de los numerosos suburbios de las grandes ciudades japonesas. Cinco narraciones entrecruzadas tejen las miserias y las grandezas de otros tantos personajes atrapados en unas rutinas a las que tratan de dar sentido."

OPINIÓN PERSONAL

En primer lugar, agradecer a la editorial Satori el envío de este ejemplar perteneciente a su nueva colección de autores contemporáneos de la literatura japonesa. La verdad es que personalmente me parece una iniciativa genial para acercar a nuestras estanterías, ya no sólo clásicos, sino también esos autores contemporáneos que quizás aquí no son muy conocidos (aparte de Haruki Murakami, claro) y pueden resultar realmente interesantes, como este caso.

La verdad es que hablar de este libro resulta un poco complejo, por la forma en la que está estructurado y el tratamiento de los diferentes capítulos. La novela cuenta con un total de cinco partes distintas narradas por diferentes personajes pertenecientes a la trama en general. De este modo, el tiempo va avanzando en lo que viene a ser la novela en general (aunque no tenemos muy claro en que momento empieza y termina cada una de las historias, si son continuadas o si los tiempos se solapan) pero cada capítulo se centra en lo que le pasa a un sólo personajes. 
Así, el primer capítulo funciona un poco como detonante. Está centrado en Saito y sus sentimientos, supone la introducción a la relación con Satomi y todo lo que va ir ocurriendo después.
El segundo está narrado por la misma Satomi, que empieza rememorando su primer encuentro con el estudiante y el inicio de su relación para después darnos a conocer su situación familiar y su marido. Igualmente, en este capítulo también ocurren una serie de cosas que determinen acontecimientos posteriores.
En tercer lugar, el capítulo dedicado a Nana Matsunaga, compañera de clase de Saito, por el que siente una importante atracción. En este caso, se podría decir que la historia experimenta una parada ya que se centra en la vida de la chica y su familia, si bien, se hacen alusiones al a situación de Saito y a lo que ocurrirá después.
La cuarta parte está centrada en la vida de Ryota, amigo de Saito y conocido como Seitaka. Este me ha parecido el capítulo más duro del total, por la situación del chico y todo lo que tiene que soportar. Realmente lo que consigue la autora es que veas al personaje con otros ojos, al igual que su relación con el resto de personajes.
Por último, el capítulo que cierra la novela se dedica a la madre de Saito, aparte de los sentimientos de la mujer, podemos ver los lentos avances y cambios por los que pasa su hijo, para llegar a un desenlace realmente abierto, como si la novela quedará inacabada o faltasen unas cuantas páginas. Sin embargo, personalmente, me ha dejado una sensación de satisfacción.

La verdad es que en general me ha parecido una historia interesante, una realidad cotidiana teñida con pinceladas de lo extraño y lo extremo (sobre todo por parte de la suegra de Satomi), que dota a la novela de originalidad. Muchos cabos quedan sueltos y el final, como ya he dicho, completamente abierto, como si de una novela inacabada se tratara, pero no importa, porque tenemos la información necesaria para que cada lector construya e imagine su propio desenlace. A mí me ha pasado una cosa muy curiosa con esta novela: cuando la leía todo lo que pasaba y narraba la autora me parecía de lo más normal, pero cuando le contaba a alguien la trama de la novela, me daba cuenta de lo raro que era todo. Kubo hace magia, transforma lo extraño en cotidiano, absorbe al lector y lo engancha hasta el final, lo entretiene, lo confunde y a la par lo satisface. 
Algo que también quiero resaltar es el contenido erótico de la novela, dado que se suceden bastantes escenas sexuales y alusiones al tema del erotismo, pero parecen contadas sin pretensiones de excitación, de forma casi científica y muy exacta, no llaman la atención sino que son un elemento más en la novela. La verdad es que el sexo juega un papel bastante importante, funcionando como motor de varias de las historias: Saito y Satomi con su relación, la pasión de Nana por el chico y su obsesión por que le crezca el pecho, su hermano, el maestro de Ryota o el hecho de que la madre de Saito trabaje como comadrona. Siempre existe el mismo nexo, algo que podría ser considerado como tabú o que aún llama la atención en la época en la que vivimos pero que la autora trata con total indiferencia, que además traslada al lector cuando aborda la lectura. 

En resumidas cuentas, me ha parecido una lectura rica, diferente a lo que estoy acostumbrada, fascinante en muchos aspectos. Kubo y su peculiar forma de narran han sido un par de descubrimientos de lo más interesantes de los que me gustaría conocer más.

4 de 5