miércoles, 30 de enero de 2013

Reseña: Cuento de Navidad zombi

De la mano de:

Título: Cuento de Navidad zombi
Autor: Jim McCann, David Baldeón
Editorial: Panini
Año de publicación: 2012
Páginas: 112
ISBN: 9788490242179
Precio: 11 €

"Junta a toda tu familia, bloquea las puertas de tu casa y presta atención a la leyenda de Ebenezer Scrooge, un hombre al que ningún fuego podría hacer entrar en calor, cuyo frío corazón bombea hielo a sus venas y cuyos labios rechazan de plano cualquier felicidad. En el día de Nochebuena, recibirá la visita de unos viejos amigos que creía muertos... Y quizás lo estén. Jim McCann (Ojo de Halcón) y David Baldeón (X-Men Legado) te ofrecen la más inesperada revisión del clásico de Charles Dickens: ¡desde el punto de vista de los Marvel Zombies!"

OPINIÓN PERSONAL

Como me pasa siempre que veo algo del siglo XIX mezclado con algo de pulp o steampunk o similar, Cuento de Navidad me llamó la atención desde el momento en que entré en la tienda de Taj Mahal (tienda de cómics a la que solemos ir) y lo vi apoyadito en su balda, como diciendo: "¡Cómprame!". En este caso, más que comprado, fue regalado, ya que decidí espera a mi cumpleaños para tener algo que pedir, así que hace unos días lo tuve en casa y apenas me duró un par de días con otras cosas que hacer de por medio. Sinceramente, creo que no podrían haber escogido una novela mejor para meter zombis de por medio, ya que si partimos de que la idea original juega con el concepto de la vida y la muerte, aquí podemos ver cómo hacerlos encajar a una corriente más actual.

Aunque Cuento de Navidad, la novela original, la de Charles Dickens, está en mi lista de pendientes y en el reto que tenemos de "12 meses, 12 clásicos", ¿quién no ha visto alguna adaptación cinematográfica, un capítulo de la serie "x" dedicado a esta historia o se ha leído una adaptación infantil o resumida en esos libros de Penguin Readers que mandaban para el colegio? Creo que todo el mundo conoce la historia original aunque sea por encima. Ebenezer Scrooge, hombre avaro donde los haya, odia la Navidad y a todo lo que tenga que ver con ella hasta que una Nochebuena recibe la visita de Jacob Marley, su difunto socio, quien le avisa de la llegada de tres espíritus relativos al pasado, al presente y al futuro. Hasta aquí todo normal hasta el momento en el que vemos que no son únicamente espíritus, sino que, al igual que tantos cuerpos por ese Londres cubierto de neblina, son espíritus decrépitos que no pueden avanzar del todo a la muerte por culpa de Scrooge. Así veremos que no sólo se trata de una historia de intentar cambiar a este personaje, sino que también juega mucho más con los conceptos de lo abandonado, de lo que queda atrás como lo muerto, y del futuro como aquello que todavía podemos hacer vivir. Vamos, lo que quiso hacer Dickens pero con un puntito de pulp de George Romero.


Los personajes destacan por ser bastante radicales en su comportamiento. Se trata de una novela bastante breve en su concepción original, así que se trata de conocer a los personajes tal cual van apareciendo, de manera que con una frase y un gesto podamos saber cómo son. Esto es algo que han sabido adaptar bastante bien, además de que al poderse apoyar en una imagen siempre resulta mucho más sencillo. En cuanto a la evolución de Scrooge, también me ha gustado bastante, ya que se va viendo cómo, poco a poco, la desesperación es la que va haciendo mella en él y cómo ese sentimiento de culpabilidad respecto a lo que dejó atrás es lo que le va haciendo cambiar a lo largo de las páginas. Sin embargo, aunque no voy a spoilear a nadie, el final me ha dejado... No sabría cómo decirlo, porque la verdad es que es diferente, y encaja mucho mejor con la historia que meter de por medio laboratorios que busquen curas o masacres de zombis con metralleta, pero... Dejémoslo en que es diferente. No termina de convencerme, pero creo que encaja bastante bien. Me parece justo.

En cuanto a la ilustración, como siempre, Marvel sabe escoger perfectamente a quién contrata y para qué. Saben diferenciar muy bien el tema superhéroe del resto de sus producciones, además de diferenciarlas entre sí. En este caso, la línea y el colorido de Baldeón me han recordado bastante a lo que había visto en Victorian Undead de Edginton y Fabbri (serie que es una lástima que se quedara colgada), aunque con un toque más caricaturesco, algo que, como ya he comentado antes, apoya esa idea de conocer a los personajes con un simple golpe de vista. La verdad es que apenas había visto algo de su trabajo en X-Men Legado, pero me ha gustado ver algo diferente a lo que estaba acostumbrado. Sinceramente, tiene un dibujo que, aunque no sabría si decir característico de su obra, sí que es muy ligero y agradable de ver, mezclando la realidad con la estética del cómic más fantasioso.

Como habéis podido ir leyendo, es un cómic que me ha dejado muy buen sabor de boca. Los zombis no surgen de la nada, la historia está bien encajada y aunque el final no me haya hecho dar palmas, es más original que muchas de las cosas que se pueden leer hoy en día. En definitiva, un cómic para amantes del pulp, de los zombis, de los victoriano... Un cómic que creo que si Dickens hubiera nacido a estas alturas, podría haber escrito él mismo.


4 de 5

miércoles, 30 de enero de 2013

Reseña: Cuento de Navidad zombi

De la mano de:

Título: Cuento de Navidad zombi
Autor: Jim McCann, David Baldeón
Editorial: Panini
Año de publicación: 2012
Páginas: 112
ISBN: 9788490242179
Precio: 11 €

"Junta a toda tu familia, bloquea las puertas de tu casa y presta atención a la leyenda de Ebenezer Scrooge, un hombre al que ningún fuego podría hacer entrar en calor, cuyo frío corazón bombea hielo a sus venas y cuyos labios rechazan de plano cualquier felicidad. En el día de Nochebuena, recibirá la visita de unos viejos amigos que creía muertos... Y quizás lo estén. Jim McCann (Ojo de Halcón) y David Baldeón (X-Men Legado) te ofrecen la más inesperada revisión del clásico de Charles Dickens: ¡desde el punto de vista de los Marvel Zombies!"

OPINIÓN PERSONAL

Como me pasa siempre que veo algo del siglo XIX mezclado con algo de pulp o steampunk o similar, Cuento de Navidad me llamó la atención desde el momento en que entré en la tienda de Taj Mahal (tienda de cómics a la que solemos ir) y lo vi apoyadito en su balda, como diciendo: "¡Cómprame!". En este caso, más que comprado, fue regalado, ya que decidí espera a mi cumpleaños para tener algo que pedir, así que hace unos días lo tuve en casa y apenas me duró un par de días con otras cosas que hacer de por medio. Sinceramente, creo que no podrían haber escogido una novela mejor para meter zombis de por medio, ya que si partimos de que la idea original juega con el concepto de la vida y la muerte, aquí podemos ver cómo hacerlos encajar a una corriente más actual.

Aunque Cuento de Navidad, la novela original, la de Charles Dickens, está en mi lista de pendientes y en el reto que tenemos de "12 meses, 12 clásicos", ¿quién no ha visto alguna adaptación cinematográfica, un capítulo de la serie "x" dedicado a esta historia o se ha leído una adaptación infantil o resumida en esos libros de Penguin Readers que mandaban para el colegio? Creo que todo el mundo conoce la historia original aunque sea por encima. Ebenezer Scrooge, hombre avaro donde los haya, odia la Navidad y a todo lo que tenga que ver con ella hasta que una Nochebuena recibe la visita de Jacob Marley, su difunto socio, quien le avisa de la llegada de tres espíritus relativos al pasado, al presente y al futuro. Hasta aquí todo normal hasta el momento en el que vemos que no son únicamente espíritus, sino que, al igual que tantos cuerpos por ese Londres cubierto de neblina, son espíritus decrépitos que no pueden avanzar del todo a la muerte por culpa de Scrooge. Así veremos que no sólo se trata de una historia de intentar cambiar a este personaje, sino que también juega mucho más con los conceptos de lo abandonado, de lo que queda atrás como lo muerto, y del futuro como aquello que todavía podemos hacer vivir. Vamos, lo que quiso hacer Dickens pero con un puntito de pulp de George Romero.


Los personajes destacan por ser bastante radicales en su comportamiento. Se trata de una novela bastante breve en su concepción original, así que se trata de conocer a los personajes tal cual van apareciendo, de manera que con una frase y un gesto podamos saber cómo son. Esto es algo que han sabido adaptar bastante bien, además de que al poderse apoyar en una imagen siempre resulta mucho más sencillo. En cuanto a la evolución de Scrooge, también me ha gustado bastante, ya que se va viendo cómo, poco a poco, la desesperación es la que va haciendo mella en él y cómo ese sentimiento de culpabilidad respecto a lo que dejó atrás es lo que le va haciendo cambiar a lo largo de las páginas. Sin embargo, aunque no voy a spoilear a nadie, el final me ha dejado... No sabría cómo decirlo, porque la verdad es que es diferente, y encaja mucho mejor con la historia que meter de por medio laboratorios que busquen curas o masacres de zombis con metralleta, pero... Dejémoslo en que es diferente. No termina de convencerme, pero creo que encaja bastante bien. Me parece justo.

En cuanto a la ilustración, como siempre, Marvel sabe escoger perfectamente a quién contrata y para qué. Saben diferenciar muy bien el tema superhéroe del resto de sus producciones, además de diferenciarlas entre sí. En este caso, la línea y el colorido de Baldeón me han recordado bastante a lo que había visto en Victorian Undead de Edginton y Fabbri (serie que es una lástima que se quedara colgada), aunque con un toque más caricaturesco, algo que, como ya he comentado antes, apoya esa idea de conocer a los personajes con un simple golpe de vista. La verdad es que apenas había visto algo de su trabajo en X-Men Legado, pero me ha gustado ver algo diferente a lo que estaba acostumbrado. Sinceramente, tiene un dibujo que, aunque no sabría si decir característico de su obra, sí que es muy ligero y agradable de ver, mezclando la realidad con la estética del cómic más fantasioso.

Como habéis podido ir leyendo, es un cómic que me ha dejado muy buen sabor de boca. Los zombis no surgen de la nada, la historia está bien encajada y aunque el final no me haya hecho dar palmas, es más original que muchas de las cosas que se pueden leer hoy en día. En definitiva, un cómic para amantes del pulp, de los zombis, de los victoriano... Un cómic que creo que si Dickens hubiera nacido a estas alturas, podría haber escrito él mismo.


4 de 5