lunes, 3 de diciembre de 2012

Reseña: Estrella Roja

De la mano de:

Título: Estrella roja
Autor: Alexander Bogdanov
Editorial: Nevsky
Año de publicación: 2010
Páginas: 270
ISBN: 9788493746636
Precio: 16,00 €

"Estrella roja es una delirante fantasía utópica, en la que un viaje a Marte se convierte en una alegoría sobre el estado soviético. Repleto de ingenios mecánicos como el video-teléfono, las góndolas voladoras, y por supuesto el viaje interplanetario, la novela antecede la automatización de la producción e incluso la fusión atómica. Estrella Roja, heredera de Verne y Wells, se trata de un maravilloso ejemplo de proto-steampunk."

OPINIÓN PERSONAL

Si somos objetivos hay que empezar diciendo que éste no es el best seller de su época, y es que hay novelas que no envejecen bien con el paso del tiempo, ya que todas son hijas de su época, de su autor y de sus circunstancias. A pesar de esto, aunque haga ya poco más de un siglo de la publicación de Estrella roja, y aunque estemos en un país, un momento y unas circunstancias diferentes, sigue siendo una idea de la utopía en todos los campos, y esa es una idea que no envejece demasiado a través de la historia.

Bogdanov es uno de esos hombres fruto del siglo XIX, uno de esos nuevos hombres tan polifacéticos que lo mismo estudiaban filosofía, que experimentaban con la física o escribían poemas o ciencia ficción, y éste es el caso. Bogdanov aplica todos estos conocimientos a esta novela, intentando justificar de la manera más verosímil posible todo lo que respecta a viajes espaciales, construcciones industriales o incluso a la biología de los propios marcianos. Así nos encontramos con que gran parte de la novela transcurre en una visión pormenorizada de cómo es la sociedad en Marte, sus estructuras políticas, su historia, cómo estudian o trabajan... En definitiva, cómo son. Y es que no trata de darnos la idea de una raza violenta, como pueden ser otros casos, o de una raza utópica, sino una especie de humanidad alternativa, bastante fría y objetiva en algunos casos, pero que realmente deja fluir la verdadera naturaleza de cada uno considerando que siempre será más productivo ser uno mismo que intentar ser alguien que simplemente tenga que encajar en un organismo a la fuerza.


En cuanto a la trama, hay que reconocer que no es mucha, ya que es más una especie de tratado sobre cómo querrían vivir la Rusia de finales del XIX y principios del XX, aunque el personaje va teniendo una evolución desde que es arrancado los días previos a la revolución hasta que comienza a sentirse uno de ellos y a comprender que no son tan distintos. Es cuando comienza a sentirse así cuando empieza la trama, cuando empieza a enamorarse y a pensar como ellos, que descubre que no sólo de aire vive el hombre (o en este caso los marcianos), sino que tienen un imperio, idílico, pero un imperio al fin y al cabo, y que, como tal, tiene que expandirse. Efectivamente, antes o después, los marcianos tenían que invadir la Tierra. No cuento más por no spoilear al personal, y porque creo que es una novela que, en general, no se hace densa y merece la pena leer.

Ya he terminado el párrafo anterior diciendo que merece la pena leerla, aunque sea a nivel personal, porque la verdad es que hace bastante pensar y reflexionar sobre cómo se lleva el mundo, especialmente en momentos como el que estamos viviendo ahora, y creo que, si se lo leyera más de una persona, las cosas cambiarían bastante. En definitiva, leedlo, porque, aunque tiene ideas bastante profundas, no es denso y puede leerse de una sola sentada como un libro de ciencia ficción y aventuras bastante ameno, la verdad.


3'5 de 5

lunes, 3 de diciembre de 2012

Reseña: Estrella Roja

De la mano de:

Título: Estrella roja
Autor: Alexander Bogdanov
Editorial: Nevsky
Año de publicación: 2010
Páginas: 270
ISBN: 9788493746636
Precio: 16,00 €

"Estrella roja es una delirante fantasía utópica, en la que un viaje a Marte se convierte en una alegoría sobre el estado soviético. Repleto de ingenios mecánicos como el video-teléfono, las góndolas voladoras, y por supuesto el viaje interplanetario, la novela antecede la automatización de la producción e incluso la fusión atómica. Estrella Roja, heredera de Verne y Wells, se trata de un maravilloso ejemplo de proto-steampunk."

OPINIÓN PERSONAL

Si somos objetivos hay que empezar diciendo que éste no es el best seller de su época, y es que hay novelas que no envejecen bien con el paso del tiempo, ya que todas son hijas de su época, de su autor y de sus circunstancias. A pesar de esto, aunque haga ya poco más de un siglo de la publicación de Estrella roja, y aunque estemos en un país, un momento y unas circunstancias diferentes, sigue siendo una idea de la utopía en todos los campos, y esa es una idea que no envejece demasiado a través de la historia.

Bogdanov es uno de esos hombres fruto del siglo XIX, uno de esos nuevos hombres tan polifacéticos que lo mismo estudiaban filosofía, que experimentaban con la física o escribían poemas o ciencia ficción, y éste es el caso. Bogdanov aplica todos estos conocimientos a esta novela, intentando justificar de la manera más verosímil posible todo lo que respecta a viajes espaciales, construcciones industriales o incluso a la biología de los propios marcianos. Así nos encontramos con que gran parte de la novela transcurre en una visión pormenorizada de cómo es la sociedad en Marte, sus estructuras políticas, su historia, cómo estudian o trabajan... En definitiva, cómo son. Y es que no trata de darnos la idea de una raza violenta, como pueden ser otros casos, o de una raza utópica, sino una especie de humanidad alternativa, bastante fría y objetiva en algunos casos, pero que realmente deja fluir la verdadera naturaleza de cada uno considerando que siempre será más productivo ser uno mismo que intentar ser alguien que simplemente tenga que encajar en un organismo a la fuerza.


En cuanto a la trama, hay que reconocer que no es mucha, ya que es más una especie de tratado sobre cómo querrían vivir la Rusia de finales del XIX y principios del XX, aunque el personaje va teniendo una evolución desde que es arrancado los días previos a la revolución hasta que comienza a sentirse uno de ellos y a comprender que no son tan distintos. Es cuando comienza a sentirse así cuando empieza la trama, cuando empieza a enamorarse y a pensar como ellos, que descubre que no sólo de aire vive el hombre (o en este caso los marcianos), sino que tienen un imperio, idílico, pero un imperio al fin y al cabo, y que, como tal, tiene que expandirse. Efectivamente, antes o después, los marcianos tenían que invadir la Tierra. No cuento más por no spoilear al personal, y porque creo que es una novela que, en general, no se hace densa y merece la pena leer.

Ya he terminado el párrafo anterior diciendo que merece la pena leerla, aunque sea a nivel personal, porque la verdad es que hace bastante pensar y reflexionar sobre cómo se lleva el mundo, especialmente en momentos como el que estamos viviendo ahora, y creo que, si se lo leyera más de una persona, las cosas cambiarían bastante. En definitiva, leedlo, porque, aunque tiene ideas bastante profundas, no es denso y puede leerse de una sola sentada como un libro de ciencia ficción y aventuras bastante ameno, la verdad.


3'5 de 5