jueves, 23 de agosto de 2012

Reseña: Oblivion, un cielo tras otro

De la mano de:

Título: Oblivion, un cielo tras otro
Autor: Francesc Miralles
Editorial: La Galera
Año de publicación: 2012
Páginas: 299
ISBN: 9788424641573
Precio: 16,95 €

"El joven Sasha pasea por un mercadillo con su amiga Birdy cuando encuentran un bar llamado Oblivion, que nunca habían visto antes. Allí, Sasha conoce a Ivonne, que sueña con liarse con un extraterrestre y le cuenta que el amor es un virus de otro mundo que nos permite encontrar nuestro verdadero origen. Cuando Sasha despierta el día siguiente, parece que todo ha sido solo un sueño. Es como si el bar nunca hubiera existido. Pero un día recibe un correo de alguien a quien no conoce, y que afirma que Oblivion es muy real y que ella tiene la clave para acceder."

OPINIÓN PERSONAL

Genial. Sólo una palabra para describir el libro. Genial. Realmente no es el libro mejor escrito que he leído, o el mejor compuesto, o el de mejor trama, pero posee ese algo que todo libro necesita, pero que muy pocos tienen. Ese algo que hace que te quedes pegado al libro una hora sin parpadear y que sólo te des cuenta del paso del tiempo porque el número de páginas ha avanzado. Además... No sé muy bien cómo describirlo, pero tiene también un toque grunge, decadente, caótico... Creo que es el libro que hubiera escrito el mismísimo Kurt Cobain si, en lugar de dedicarse a triunfar musicalmente con Nirvana, se hubiera decidido por la literatura, tal vez salvando ese toque romántico que tiene Oblivion, pero creo que se ajusta a la idea que tengo en mente.

El libro está compuesto a base de capítulos muy breves, que puede que sea algo a lo que no estamos acostumbrados, y algo que no termina de convencerme, tal vez por ese motivo no sea capaz de darle un 5 de 5, pero en parte creo que es lo que hace que sea una lectura amena. El protagonista, Sasha, es un adolescente de un pueblo perdido de la mano de Dios que termina por casualidades del destino viviendo solo en una caravana en un camping de las afueras de Madrid, y con Birdy, una joven trotamundos con un toque hipster que vive en una gasolinera cercana, como única compañía. En este entorno es en el que vamos a movernos. Creo que ya empieza a verse el porqué le doy el apelativo de grunge. Así, la historia avanza en unos pocos días, llevando a Sasha a convertirse en un personaje pintoresco de los suburbios de la capital hasta que descubre, o cree descubrir, el Oblivion. Durante esos días van apareciendo personajes de todo tipo, desde pijas de instituto hasta siniestros viviendo la noche o una hikikomori que parece saber lo que Sasha necesita sobre el dichoso sitio. La trama que conlleva el descubrimiento del Oblivion, un bar que aparece y desaparece sin dejar rastro, es lo que más me ha gustado, y lo que me anima a esperar la salida de la segunda parte. En serio, me deja sin palabras.

A pesar de todo, debo decir que lo que menos me ha gustado ha sido un breve epílogo que explica una parte de la novela que queda en el aire, un epílogo contado por un personaje que aparece y que, aunque me parece necesario, creo que habría sido mejor dejarlo para Oblivion 2. Aunque para eso tendré que esperar a que salga, ya que lo mismo ni encaja, aunque al menos se podría haber ubicado en una escena que hay poco antes del final, pero que sea Francesc Miralles quien lo juzgue. A pesar de todo, sólo hago una plegaria. Por favor, que salga ya la segunda, por Dios.

Aunque creo que mi opinión sobre el libro ha quedado bastante clara, hago un resumen diciendo que me ha parecido más que bueno. La trama no es extensa y es ligero de leer, los personajes son pintorescos y creo que tienen una ligera evolución que hace que no sean siempre iguales. Definitivamente, si no como libro para tener siempre sobre la mesilla de noche, al menos sí que merece la pena leerlo. Eso sí, una advertencia, te dejará con ganas de más.

4'5 de 5

jueves, 23 de agosto de 2012

Reseña: Oblivion, un cielo tras otro

De la mano de:

Título: Oblivion, un cielo tras otro
Autor: Francesc Miralles
Editorial: La Galera
Año de publicación: 2012
Páginas: 299
ISBN: 9788424641573
Precio: 16,95 €

"El joven Sasha pasea por un mercadillo con su amiga Birdy cuando encuentran un bar llamado Oblivion, que nunca habían visto antes. Allí, Sasha conoce a Ivonne, que sueña con liarse con un extraterrestre y le cuenta que el amor es un virus de otro mundo que nos permite encontrar nuestro verdadero origen. Cuando Sasha despierta el día siguiente, parece que todo ha sido solo un sueño. Es como si el bar nunca hubiera existido. Pero un día recibe un correo de alguien a quien no conoce, y que afirma que Oblivion es muy real y que ella tiene la clave para acceder."

OPINIÓN PERSONAL

Genial. Sólo una palabra para describir el libro. Genial. Realmente no es el libro mejor escrito que he leído, o el mejor compuesto, o el de mejor trama, pero posee ese algo que todo libro necesita, pero que muy pocos tienen. Ese algo que hace que te quedes pegado al libro una hora sin parpadear y que sólo te des cuenta del paso del tiempo porque el número de páginas ha avanzado. Además... No sé muy bien cómo describirlo, pero tiene también un toque grunge, decadente, caótico... Creo que es el libro que hubiera escrito el mismísimo Kurt Cobain si, en lugar de dedicarse a triunfar musicalmente con Nirvana, se hubiera decidido por la literatura, tal vez salvando ese toque romántico que tiene Oblivion, pero creo que se ajusta a la idea que tengo en mente.

El libro está compuesto a base de capítulos muy breves, que puede que sea algo a lo que no estamos acostumbrados, y algo que no termina de convencerme, tal vez por ese motivo no sea capaz de darle un 5 de 5, pero en parte creo que es lo que hace que sea una lectura amena. El protagonista, Sasha, es un adolescente de un pueblo perdido de la mano de Dios que termina por casualidades del destino viviendo solo en una caravana en un camping de las afueras de Madrid, y con Birdy, una joven trotamundos con un toque hipster que vive en una gasolinera cercana, como única compañía. En este entorno es en el que vamos a movernos. Creo que ya empieza a verse el porqué le doy el apelativo de grunge. Así, la historia avanza en unos pocos días, llevando a Sasha a convertirse en un personaje pintoresco de los suburbios de la capital hasta que descubre, o cree descubrir, el Oblivion. Durante esos días van apareciendo personajes de todo tipo, desde pijas de instituto hasta siniestros viviendo la noche o una hikikomori que parece saber lo que Sasha necesita sobre el dichoso sitio. La trama que conlleva el descubrimiento del Oblivion, un bar que aparece y desaparece sin dejar rastro, es lo que más me ha gustado, y lo que me anima a esperar la salida de la segunda parte. En serio, me deja sin palabras.

A pesar de todo, debo decir que lo que menos me ha gustado ha sido un breve epílogo que explica una parte de la novela que queda en el aire, un epílogo contado por un personaje que aparece y que, aunque me parece necesario, creo que habría sido mejor dejarlo para Oblivion 2. Aunque para eso tendré que esperar a que salga, ya que lo mismo ni encaja, aunque al menos se podría haber ubicado en una escena que hay poco antes del final, pero que sea Francesc Miralles quien lo juzgue. A pesar de todo, sólo hago una plegaria. Por favor, que salga ya la segunda, por Dios.

Aunque creo que mi opinión sobre el libro ha quedado bastante clara, hago un resumen diciendo que me ha parecido más que bueno. La trama no es extensa y es ligero de leer, los personajes son pintorescos y creo que tienen una ligera evolución que hace que no sean siempre iguales. Definitivamente, si no como libro para tener siempre sobre la mesilla de noche, al menos sí que merece la pena leerlo. Eso sí, una advertencia, te dejará con ganas de más.

4'5 de 5