miércoles, 11 de julio de 2012

Reseña: Los horrores del escalpelo

De la mano de:

Título: Los horrores del escalpelo
Autor: Daniel Mares
Editorial: Grupo AJEC
Año de publicación: 2011
Páginas: 832
ISBN: 9788415156123
Precio: 27,60 €

"Otoño de 1888.

El ingeniero español Leonardo Torres Quevedo se halla en Londres en pos del mítico Ajedrecista de Maelzel, un autómata mecánico que se creía perdido desde hacía décadas. En compañía de Raimundo Aguirre, monstruoso ladrón y asesino, quién dice tener la pista del perdido autómata, inicia la búsqueda a través de los bajos fondos londinenses y alta sociedad victoriana. Pero la búsqueda es interrumpida por el horror: las calles del deprimido barrio de Whitechapel amanecen con cadáveres de prostitutas abiertas sobre el adoquinado. Y Torres Quevedo y su compañero Aguirre se ven implicados en la caza de un asesino que firma sus crímenes como Jack el Destripador, entrando en una compleja partida de ajedrez con oscuras conspiraciones, el misterio y la muerte como piezas principales.

OPINIÓN PERSONAL

Los horrores del escalpelo nos presenta una aparente sociedad del siglo XIX, sin más, a palo seco, pero poco a poco vemos cómo esa apariencia esconde muchas más cosas que lo que  se deja ver. Vemos historias de amor y desamor, de humanos y autómatas, de bajos fondos y de lujos innecesarios... Y debo decir que, aunque a veces peque de exceso de información, no es sólo una novela, sino un buen recorrido por la historia del siglo XIX, un buen trabajo de documentación por parte del autor, desde luego.

Aunque el contexto es muy bueno, creo que se trata más bien de una novela de personajes, donde encontramos desde los personajes de los relatos románticos de Mary Shelley hasta los bajos fondos de Charles Dickens o los investigadores de Conan Doyle. El personaje principal, o al menos el que nos cuenta la historia, es Raimundo Aguirre, un hombre cuya suerte no es demasiado buena y termina encerrado debido a una deformidad en un circo de los horrores. No es un héroe común y corriente, pero termina cogiéndosele cariño, y ves cómo poco a poco se va transformando en un ser más perfecto en algunos aspectos a cambio de ser más imperfecto en otros. A pesar de esto, creo que hay algunos personajes que deberían ser más odiosos y, por alguna razón, no lo son tanto, así que no creo que se trate de una novela de buenos y malos, sino del bien y el mal que cada uno encierra.

Quiero hacer un pequeño inciso antes de que se me olvide, y es que la portada de Alejandro Colucci me parece bastante identificativa, y aunque no es nada complejo, es llamativa, y si está nominada a los premios Ignotus 2012, por algo será.

Finalmente, debo decir que el argumento no engancha excesivamente hasta que consigues ubicar a todos los personajes, ya que van apareciendo poco a poco, y son muchas páginas para que se vayan encontrando unos a otros. Creo que éste es el fallo principal de la novela. Está bien escrita, pero es demasiado extensa. Pienso que se podría haber dividido en tres novelas (o incluso cuatro), ya que hay cortes dramáticos que, si hubieran sido más de una, dejarían con una tensión increíble y con muchas ganas de seguir. Y a esto, como sucede en otros casos, creo que tampoco le acompaña el formato, que es bastante grande y difícil de llevar para gente que, como yo, viaja en bus o lee mientras camina, así que si se hubiera reducido, facilitaría el seguirla en todo momento.

Resumiendo, Los horrores del escalpelo es una novela de Mary Shelley, Charles Dickens y Conan Doyle vistos a través de los ojos de un Bram Stoker español contemporáneo. No tiene el formato más idóneo, pero es sencillo de leer, así que si te gusta la novela del XIX y tienes un poco de paciencia, lo disfrutarás en grande.


3,5 de 5

miércoles, 11 de julio de 2012

Reseña: Los horrores del escalpelo

De la mano de:

Título: Los horrores del escalpelo
Autor: Daniel Mares
Editorial: Grupo AJEC
Año de publicación: 2011
Páginas: 832
ISBN: 9788415156123
Precio: 27,60 €

"Otoño de 1888.

El ingeniero español Leonardo Torres Quevedo se halla en Londres en pos del mítico Ajedrecista de Maelzel, un autómata mecánico que se creía perdido desde hacía décadas. En compañía de Raimundo Aguirre, monstruoso ladrón y asesino, quién dice tener la pista del perdido autómata, inicia la búsqueda a través de los bajos fondos londinenses y alta sociedad victoriana. Pero la búsqueda es interrumpida por el horror: las calles del deprimido barrio de Whitechapel amanecen con cadáveres de prostitutas abiertas sobre el adoquinado. Y Torres Quevedo y su compañero Aguirre se ven implicados en la caza de un asesino que firma sus crímenes como Jack el Destripador, entrando en una compleja partida de ajedrez con oscuras conspiraciones, el misterio y la muerte como piezas principales.

OPINIÓN PERSONAL

Los horrores del escalpelo nos presenta una aparente sociedad del siglo XIX, sin más, a palo seco, pero poco a poco vemos cómo esa apariencia esconde muchas más cosas que lo que  se deja ver. Vemos historias de amor y desamor, de humanos y autómatas, de bajos fondos y de lujos innecesarios... Y debo decir que, aunque a veces peque de exceso de información, no es sólo una novela, sino un buen recorrido por la historia del siglo XIX, un buen trabajo de documentación por parte del autor, desde luego.

Aunque el contexto es muy bueno, creo que se trata más bien de una novela de personajes, donde encontramos desde los personajes de los relatos románticos de Mary Shelley hasta los bajos fondos de Charles Dickens o los investigadores de Conan Doyle. El personaje principal, o al menos el que nos cuenta la historia, es Raimundo Aguirre, un hombre cuya suerte no es demasiado buena y termina encerrado debido a una deformidad en un circo de los horrores. No es un héroe común y corriente, pero termina cogiéndosele cariño, y ves cómo poco a poco se va transformando en un ser más perfecto en algunos aspectos a cambio de ser más imperfecto en otros. A pesar de esto, creo que hay algunos personajes que deberían ser más odiosos y, por alguna razón, no lo son tanto, así que no creo que se trate de una novela de buenos y malos, sino del bien y el mal que cada uno encierra.

Quiero hacer un pequeño inciso antes de que se me olvide, y es que la portada de Alejandro Colucci me parece bastante identificativa, y aunque no es nada complejo, es llamativa, y si está nominada a los premios Ignotus 2012, por algo será.

Finalmente, debo decir que el argumento no engancha excesivamente hasta que consigues ubicar a todos los personajes, ya que van apareciendo poco a poco, y son muchas páginas para que se vayan encontrando unos a otros. Creo que éste es el fallo principal de la novela. Está bien escrita, pero es demasiado extensa. Pienso que se podría haber dividido en tres novelas (o incluso cuatro), ya que hay cortes dramáticos que, si hubieran sido más de una, dejarían con una tensión increíble y con muchas ganas de seguir. Y a esto, como sucede en otros casos, creo que tampoco le acompaña el formato, que es bastante grande y difícil de llevar para gente que, como yo, viaja en bus o lee mientras camina, así que si se hubiera reducido, facilitaría el seguirla en todo momento.

Resumiendo, Los horrores del escalpelo es una novela de Mary Shelley, Charles Dickens y Conan Doyle vistos a través de los ojos de un Bram Stoker español contemporáneo. No tiene el formato más idóneo, pero es sencillo de leer, así que si te gusta la novela del XIX y tienes un poco de paciencia, lo disfrutarás en grande.


3,5 de 5